Páginas vistas en total

9 abr. 2013

DIA 5: LA ENTREVISTA

El día de hoy ha comenzado y concluido de manera más tranquila.
A pesar de que ayer terminamos de instalar los cuadros en el museo, hoy nos hemos vuelto a encontrar allí porque habíamos quedado con el corresponsal de la agencia EFE en Shanghái. Esta vez el único habitante de la fauna museística era el guarda de seguridad chino que con gran pereza nos ha abierto, saludado y a nuestra petición encendido las luces sin gran entusiasmo.
Quedan aun en las salas algunas huellas de la instalación, como una escaleras, la grúa para los iluminadores y unos cuantos muebles por allí tirados. Para mañana antes de la inauguración queda pendiente la colocación de las mesas para la rueda de prensa, alinear las cartelas y dar la última pasada de limpieza, aunque a eso los chinos son poco dados.
En fin, como no podría ser de otra manera, tras varios días de un radiante sol y su equivalente dosis de polución, hoy por la mañana caían chuzos de punta, esperándose el mismo tiempo para mañana. Bajo esta lluvia nos citamos con el corresponsal de EFE con el que mantengo una animada charla sobre la exposición. El tipo era encantador, además ha encontrado un hueco para venir a hablar conmigo porque mañana tiene pendiente otras citas a la vez que tiene que cubrir la sexta muerte por la nueva cepa de gripe aviar en Shanghái. Parece ser que han encontrado una paloma muerta junto a los cerdos y han decidido cerrar el comercio avícola en el mercado central de Shanghái y el porcino está en barbecho. Siempre hay algo que le eclipsa a una, en este caso es una paloma.
Después de nuestra animada charla ha propuesto hacerme unas fotos delante del cuadro más grande. A pesar de que le he advertido que sacarme fotos a mi no es tarea fácil (si no salgo con los ojos cerrados salgo con la boca abierta haciendo una mueca), se ha atrevido con la gesta y ha logrado sacar algo en claro (poniendo la cámara en modo dispara rápido, todo sea dicho). Tal ha sido la impresión de ver alguna foto mía decente, que Pelle le ha pedido el favor de mandarnos algunas, aunque solo sea como recuerdo. Adjunto a estas líneas una de esas fotos que me hace bastante gracia.

Foto hecha por el corresponsal de la agencia EFE en Shanghai.
 A la salida de nuestra cita hemos desembarcado en el barrio de las galerías que está en Taikong Lu donde nos hemos dedicado a callejear. Se trata de una zona en apariencia tradicional pero pija hasta decir basta. Es como un SoHo chino en el que se junta la chavalería china y extranjera. Mucha cervecería que pretende ser alemana, mucha tiendecita de ropa vintage, antigüedades y abalorios. La zona mola para pasear pero la edad media de la población no llega a los 22 años. Tanto es así que en un momento dado se apelotó la gente cuando uno a uno los chavales empezaron a hacerse fotos junto a una colección de botellas vacías de cerveza que decoraban el alfeizar de uno de los locales.

En Taikong Lu
Decidimos tomarnos algo por la zona y acabamos en un japo cenado un ramen. La noche anterior habíamos ido a un restaurante chino que nos recomendaron y que nos encantó. Lo más pintoresco es como servían el té con una tetera metálica cuyo pitorro medía más de un metro. Era como un híbrido entre porrón y regadera pero a lo bestia. Yo ya con eso quedé fascinada.
Mañana es el gran día. Mi mayor temor es que el mal tiempo y el puente haga que los invitados causen baja.